Miquel Costa i Llobera
(Pollença, 1854 - Palma de Mallorca, 1922)

trans.gif (43 bytes)
trans.gif (43 bytes)
catala.gif (881 bytes)
 


blank.gif (49 bytes)

grog1.gif (890 bytes)   grog3.gif (888 bytes) blank.gif (49 bytes)
 
costa_llobera.jpg (8557 bytes) Poeta, traductor, orador y prosista nacido en Pollença (isla de Mallorca) en 1854, hijo de una familia de ricos propietarios rurales. Estudió el bachillerato en Instituto Balear de Palma (1866-1871), donde tuvo como maestro a Josep Lluís Pons i Gallarza, que le inculcó el humanismo clásico. Estudió Derecho en Barcelona (1872-73) prosiguiendo los estudios en Madrid (1875-77). En 1873 publicó su primera poesía, La Vall, en la Revista Balear, y aunque en principio no era partidario de ello, participó en los Juegos Florales de 1874 obteniendo el accésit a la viola con La primera llàgrima. En 1875, escribió El pi de Formentor, pieza capital de la poesía catalana que sin embargo ni fue referenciada en los Juegos Florales de 1878. Viajó a París y se introdujo en la lectura de poetas franceses e italianos que le dejaron su huella. En 1885 publicó Poesies. Leyó a los autores clásicos, particularmente a Virgilio y Horacio, y publicó Oda a Horaci (1885). En esta época se le manifestó su vocación religiosa y fue a estudiar a la Universidad Gregoriana de Roma (1885-1890), donde se ordenó sacerdote, doctorándose en Teología. En esos años escribió poemas en castellano que fueron recogidos en Líricas (1899).
De vuelta a Mallorca en 1890 escribió tres poemas narrativos: La gerreta del catiu (1895), Castell del Rei (1896) y La maina (1897), que constituyen el volumen de aire romántico De l’agre de la terra (1897). En 1900 escribe el gran poema narrativo La deixa del geni grec, con el que ganó la Englantina en los Juegos Florales de Barcelona de 1902. En 1902 es nombrado Mestre en Gai Saber en Sant Martí del Canigó. En 1903 editó Tradicions i fantasies, en tanto que en 1904 presidió los Juegos Florales de Mallorca y también pronunció la conferencia La forma poètica en el Ateneo Barcelonés, donde rechaza tanto la poesía basada sólo en la inspiración, como la tendencia demasiado retórica y parnasiana, proponiendo en su lugar una armonía entre la forma y el contenido.

En 1906 publicó Horacianes, con el que obtuvo un clamoroso éxito en Cataluña. Ese mismo año pronunció el discurso presidencial de los Juegos Florales de Barcelona e intervino en el Congreso Internacional de la Lengua Catalana. En 1907 publicó nuevas Poesies, una recopilación de las suyas anteriores, ampliada con  otras muchas inéditas.

Como resultado de una peregrinación a Palestina, en 1908 publicó Visions de Palestina, inicialmente llamadas Croquis d’Orient. Se trata de una recopilación de 26 odas en prosa, en las cuales adaptó el versículo hebreo a la lengua catalana. En 1909 fue nombrado canónigo de la catedral de Mallorca. Los hechos de la Semana Trágica de Barcelona parece que le influyeron profundamente, pues desde entonces sólo publicó dos ejercicios de Vía-Crucis (1907 y 1908) y los Sermons panegírics (1916).

También tradujo al catalán textos de Virgilio, Dante Alighieri, Petrarca, Miguel Angel, Víctor Hugo, Lamartine, los Himnes, de Prudencio, así como novelas del francés Reynés Monlaur al castellano: Después de la Hora Nona, Mirarán hacia Él y Almas celtas.

En 1921 pronunció en el Museo Diocesano la que seria su última conferencia: Dante Alighieri i la seva obra, pues el 16 d’octubre de 1922, mientras estaba predicando un panegírico de Santa Teresa de Jesús, cayó fulminado en el púlpito.

 
EL PI DE FORMENTOR
 
Mon cor estima un arbre! Més vell que l'olivera,
més poderós que el roure, més verd que el taronger,
conserva de ses fulles l'eterna primavera,
i lluita amb les ventades que assalten la ribera,
com un gegant guerrer.
 
No guaita per ses fulles la flor enamorada,
no va la fontanella ses ombres a besar;
mes Déu ungí d'aroma sa testa consagrada
i li donà per terra l'esquerpa serralada,
per font la immensa mar.
 
Quan lluny, damunt les ones, renaix la llum divina,
no canta per ses branques l'ocell que encativam;
el crit sublim escolta de l'àquila marina,
o del voltor que puja sent l'ala gegantina
remoure son fullam.
 
Del llim d'aquesta terra sa vida no sustenta;
revincla per les roques sa poderosa rel;
té pluges i rosades i vents i llum ardenta;
i, com un vell profeta, rep vida i s'alimenta
de les amors del cel.
 
Arbre sublim! Del geni n'és ell la viva imatge:
domina les muntanyes i aguaita l'infinit;
per ell la terra es dura, mes besa son ramatge
el cel que l'enamora, i té el llamp i l'oratge
per glòria i per delit.
 
Oh, sí, que quan a lloure bramulen les ventades
i sembla entre l'escuma que tombi el seu penyal,
llavors ell riu i canta més fort que les onades
i, vencedor, espola damunt les nuvolades
sa cabellera real.
 
Arbre, mon cor t'enveja. Sobre la terra impura,
com a penyora santa duré jo el teu record.
Lluitar constant i vèncer, regnar sobre l'altura
i alimentar-se i viure de cel i de llum pura ...
O vida, o noble sort!
 
Amunt, ànima forta! Traspassa la boirada
i arrela dins l'altura com l'arbre dels penyals.
Veuràs caure a tes plantes la mar del món irada,
i tes cançons tranquil.les 'niran per la ventada
com l'au dels temporals.

Miquel Costa i Llobera

 

 
grog2.gif (888 bytes)   grog4.gif (888 bytes)
 blank.gif (49 bytes)
trans.gif (43 bytes)

 trans.gif (43 bytes)Grup d'Estudis Astronòmics      

trans.gif (43 bytes)
 blank.gif (49 bytes)