Contaminación Lumínica

trans.gif (43 bytes)
anterior_red.gif (1701 bytes) mapa_red.gif (1789 bytes) inicio_red.gif (1659 bytes)
 
 

catala.gif (927 bytes)

 

                     
Contaminación Lumínica
Web CelFosc
Web Cielo Oscuro
Web IDA
OTPC del IAC
CL en la IAU
CL en Medi Ambient
CL en Italia
CL en Chile
CL en Uruguay
Ordenanza de Tàrrega
Agrupación Astronómica Vizcaina
Páginas personales
La linterna roja
 

 

Anteproyecto de ley de ordenación ambiental de la iluminación exterior para la protección del medio nocturno

La iluminación artificial durante la noche representa uno de los requisitos imprescindibles para la habitabilidad de las zonas urbanas modernas y, en menor medida, de las zonas rurales, y resulta también necesaria para la realización de un gran número de actividades lúdicas, comerciales o productivas. No obstante, un diseño o un uso inadecuado de las instalaciones de iluminación tiene consecuencias perjudiciales para la biodiversidad y el medio ambiente en la medida que se está alterando, de forma desordenada, las condiciones naturales de oscuridad que son propias de las horas nocturnas.

Por otro lado, una iluminación nocturna excesiva o defectuosa constituye una forma de contaminación lumínica que afecta la visión del cielo, el cual forma parte del paisaje natural, lo que implica la necesidad de protegerlo tanto por el hecho de que se trata de un patrimonio común de todos los ciudadanos, como por la necesidad de hacer posible su estudio científico.

Por último, una iluminación nocturna que responda a criterios coherentes y racionales tiene una incidencia directa e inmediata en el consumo de las fuentes de energía, haciendo posible un notable ahorro energético. En este sentido, se debe tener en cuenta que el uso eficiente de los recursos es uno de los principios básicos de desarrollo sostenible a los que aspira Cataluña.

Todas estas razones, unidas a la progresiva concienciación ciudadana para la protección del medio, justifican la necesidad de regular, mediante esta ley, los mecanismos necesarios que permitan dar respuesta a la problemática que plantea una iluminación nocturna inadecuada que derive en formas de contaminación lumínica, pero teniendo siempre presente la importancia que el alumbrado nocturno tiene para la vida comercial, turística y recreativa de las zonas habitadas. Ahora bien, es necesario poner de relieve que una regulación adecuada del alumbrado nocturno ha de contribuir a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, y de las ciudades y pueblos en general.

De acuerdo con lo que se ha señalado, la ley prevé la división del territorio en diversas zonas según sus características y especificidades en relación con la luminaria que puede ser admisible; también se regulan los aspectos relativos a las intensidades de brillantez permitidas, al diseño e instalación de los aparatos y dispositivos de alumbramiento y a su régimen estacional y horario de usos.

Se establecen las obligaciones de las administraciones públicas con la finalidad de poder cumplir los objetivos que persigue la ley, se prevén las ayudas económicas necesarias para apoyar las posibles operaciones de adaptación de los alumbrados existentes a las nuevas prescripciones de la ley, se regula el correspondiente régimen sancionador y, finalmente, se debe destacar que se prevé el impulso de campañas ciudadanas de concienciación hacia la problemática ambiental que plantea la contaminación lumínica.

Toda esta regulación ha de permitir dar un paso más hacia delante en el compromiso global de toda la sociedad en la defensa y la conservación del medio, insertada en el marco de un desarrollo sostenible que haga posible el crecimiento del bienestar económico y social, compatibilizándolo con la necesaria protección al medio.

 

CAPÍTULO I

Disposiciones generales

Artículo 1

Objeto

Es objeto de esta ley la regulación de las instalaciones, aparatos e instrumentos de alumbrado exterior e interior, por lo que respecta a aspectos relativos a la contaminación lumínica que pueden llegar a producir. 

Artículo 2

Finalidades

La presente ley tiene como finalidades:

a)      Mantener al máximo posible las condiciones naturales de las horas nocturnas, en beneficio de la fauna, de la flora y de los ecosistemas en general.

b)      Promover la ecoeficiencia mediante el ahorro de energía en el ámbito de las instalaciones y dispositivos de alumbrado exterior e interior, sin hacer que mengue la seguridad.

c)       Evitar la intrusión lumínica del entorno doméstico minimizando las molestias y/o perjuicios.

d)      Prevenir y corregir los efectos de la contaminación lumínica sobre la visión del cielo.

 

Artículo 3

Exclusiones

1.       Se excluyen del ámbito de aplicación de esta ley las instalaciones y aparatos siguientes:

a) Puertos y aeropuertos e instalaciones vinculadas a vías ferroviarias, carreteras y autopistas de titularidad estatal. 

b) Instalaciones y dispositivos de señalización de costas.

c) Instalaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad, y de carácter militar.

d)Vehículos a motor.

e) En general, aquellas infraestructuras que lo requieran para garantizar la seguridad de los ciudadanos.   

2.       Se excluye del ámbito de aplicación de esta ley la luz producida por combustibles sin finalidad de alumbrado.

 

Artículo 4

Definiciones

A los efectos de esta ley, se entiende por:

a)      Contaminación lumínica: emisión de flujo luminoso de fuentes artificiales nocturnas en intensidades, direcciones y/o rangos espectrales donde éste no es necesario para la realización de las actividades previstas en la zona en que se han instalado las luminarias.

b)      Difusión hacia el cielo: forma de contaminación lumínica consistente en la emisión de flujos luminosos que se difunden hacia el firmamento.

c)       Deslumbramiento: forma de contaminación lumínica consistente en la emisión de flujos luminosos que dificulten o imposibiliten la visión.

d)      Intrusión lumínica: forma de contaminación lumínica consistente en la emisión de flujos luminosos que exceden del área donde son útiles para la actividad prevista, invadiendo zonas en que no son necesarios y pueden causar molestias o perjuicios.

e)      Sobreconsumo: efecto derivado de contaminación lumínica consistente en la emisión de flujos luminosos que por su intensidad y/o por su distribución espectral implican un consumo energético inútil o innecesario.

f)         Instalación de alumbrado exterior: instalación prevista para iluminar superficies situadas fuera de espacios cubiertos.

g)      Instalación de alumbrado interior: instalación prevista para iluminar superficies situadas dentro de espacios cubiertos.

h)       Brillantez: flujo de luz propia o reflejada.

·        Reducida: aquella que es de baja intensidad respecto a una luz referente.

·        Mediana: aquella que tiene una intensidad intermedia respecto a una luz referente.

·        Alta: aquella que tiene una intensidad acentuada respecto a una luz referente. 

i)         Luz referente: nivel de intensidad de flujos luminosos que se determina reglamentariamente para el cumplimiento de los objetivos y requerimientos de esta ley y de la normativa que la despliega.

j)         Flujo de hemisferio superior instalado: flujo radiado por un aparato de iluminación o por un cuerpo, edificio o elemento lumínico, en direcciones por encima del plano horizontal.

k)       Usos del alumbrado exterior: 

Vial: las superficies iluminadas están destinadas al tráfico de vehículos.

·        Vial y peatones: las superficies iluminadas están destinadas al tráfico de vehículos y de las personas en sus desplazamientos.

·        Para peatones: las superficies iluminadas están destinadas al uso de las personas en sus desplazamientos.

·        Ornamental: las superficies están iluminadas por su efecto estético.

·        Industrial: las superficies iluminadas forman parte de una actividad industrial.

·        Comercial y publicitario: las superficies iluminadas forman parte de una actividad comercial y/o publicitaria.

·        De instalaciones deportivas y recreativas: las superficies iluminadas forman parte de una actividad deportiva o recreativa.

·        De seguridad: se iluminan superficies para facilitar su vigilancia y control.

·        Exterior de edificios: las superficies iluminadas que, aunque forman parte de la propiedad de una finca, son externas a las edificaciones en general.

·        De equipamientos: las superficies iluminadas que aunque forman parte de la propiedad de una finca, son externas a las edificaciones de un equipamiento público o privado. 

l)         Horario nocturno: la franja horaria que va des de la hora fijada reglamentariamente hasta que sale el sol.

m)   Modificación del alumbrado: cambio en las instalaciones, aparatos o instrumentos del alumbrado con el alcance y condiciones que se determinen reglamentariamente.

n)       Luminaria: aparato que contienen una fuente de luz.

 

CAPÍTULO II

Régimen regulador de las instalaciones de alumbrado exterior

 

Artículo 5

Zonificación

1.       Para facilitar la aplicación de las disposiciones de esta ley, el territorio se ha de dividir en diferentes zonas que reflejan su vulnerabilidad respecto a la contaminación lumínica.

2.       La división en zonas del territorio se ha de establecer por vía reglamentaria, ajustándose a la zonificación siguiente:

 

a)      Zona E1: áreas incluidas en el Plan de espacios de interés natural o en ámbitos territoriales que se consideran de especial protección en atención a sus características naturales o por tratarse de áreas de valor astronómico especial.

b)      Zona E2: áreas incluidas en ámbitos territoriales que admiten una brillantez reducida.

c)       Zona E3: áreas incluidas en ámbitos territoriales que admiten una brillantez mediana.

d)       Zona E4: áreas incluidas en ámbitos territoriales que admiten una brillantez alta.

e)      Puntos de referencia: áreas de especial valor astronómico o natural para las que es necesario establecer una regulación específica según la distancia a la ubicación del lugar en cuestión. 

3.       Los ayuntamientos pueden establecer una zonificación propia en su término municipal, siempre que no disminuya el nivel de protección que deriva de la zonificación aprobada, de acuerdo con lo que establece el apartado anterior, a no ser que concurran causas acreditadas que así lo justifiquen, de cuerdo con lo que se desarrollen reglamentariamente.

 

Artículo 6

Valores para la limitación de la brillantez

1.       El flujo de hemisferio superior instalado aplicable a las zonas establecidas de acuerdo con el artículo 5, se ha de regular por vía reglamentaria, tomando en consideración los siguientes usos de alumbrado exterior:

a)      vial

b)      vial y peatones

c)       para peatones

d)      ornamental

e)      industrial

f)         comercial y publicitario

g)      de instalaciones deportivas y recreativas

h)       de seguridad

i)         exterior de edificios

j)         de equipamientos

k)       cualquier otra que se determine reglamentariamente.

 

2.       Los niveles de iluminación no han de exceder los valores especificados reglamentariamente según el tipo de uso y la zona de que se trate para evitar la contaminación por luz reflejada.

3.       Los ayuntamientos pueden establecer valores propios de flujo de hemisferio superior instalado, según las características y especificidades de su territorio, siempre que no se disminuya la protección otorgada por la normativa establecida de acuerdo con el apartado anterior, a no ser que concurran causas acreditadas que así lo justifiquen, de acuerdo con lo que se regule reglamentariamente. 

4.       Están prohibidas: 

a)      Las luminarias, integrales o monocromáticas, con flujo de hemisferio superior emitido que supere el 50% de este, excepto en casos de interés histórico o artístico especial.

b)      Las fuentes de iluminación mediante proyectores o láseres que proyecten por encima del plano horizontal, excepto en casos de interés histórico especial.

c)       Los dispositivos aéreos de publicidad nocturna.

d)      La iluminación artificial de grandes extensiones de playa o costa, excepto en aquellos casos que se determine reglamentariamente en atención a las características de los usos del alumbrado.

e)      La iluminación permanente de las pistas de esquí.

 

Artículo 7

Características de los aparatos e instalaciones de iluminación

1.       Los aparatos y las instalaciones de iluminación han de estar diseñados, instalados y han de contar con los componentes necesarios para prevenir la contaminación lumínica y favorecer el ahorro, el uso adecuado y el aprovechamiento de la energía.

2.       Se han de establecer por vía reglamentaria las prescripciones aplicables a los aparatos de iluminación, si es necesario,  según las zonas establecidas de acuerdo con el artículo 5 y los usos del alumbrado fijados de acuerdo con el artículo 6, en especial por lo que respecta a:

a)      Inclinación y dirección de la luminaria, características de su cierre o necesidad de su apantallamiento para evitar valores excesivos de flujo de hemisferio superior instalado, de alumbrado o de intrusión lumínica.

b)      Tipos de lámparas que se deben utilizar o de uso preferente.

c)       Sistemas de regulación del flujo luminoso en horarios especiales, en aquellos casos en que sean de aplicación.

3.       Los aparatos de alumbrado exterior que cuenten  con un distintivo homologado relativo a su calidad para evitar la contaminación lumínica y ahorrar energía y acrediten el cumplimiento de las condiciones y requisitos relativos a su diseño, instalación, ángulo de implantación respecto al horizontal y componentes, establecidos de conformidad con lo que disponen los apartados anteriores de este artículo.

4.       Las características de los aparatos e  instalaciones de iluminación han de conservarse en el tiempo y adoptar los programas de mantenimiento necesarios.

 

Artículo 8

Régimen estacional y horario de usos del alumbrado exterior

1.       Las instalaciones de alumbrado exterior de propiedad pública o privada en zonas comerciales, industriales, residencias o rurales han de mantenerse apagadas en horario nocturno, excepto en los casos siguientes:

a)      Finalidades de seguridad o de iluminación de calles, de caminos, de viales, de lugares de paso, de zonas de equipamiento y de aparcamiento, mientras dure este uso.

b)      Usos comerciales industriales, deportivos o recreativos, mientras dure este uso.

c)       Otros motivos que justifiquen el alumbrado en horario nocturno, y que se deben determinar por vía reglamentaria.

2.       Para los acontecimientos nocturnos singulares, festivos, feriales, deportivos o culturales al aire libre, los ayuntamientos han de regular su régimen singular de alumbrado, bajo el principio de compatibilizar la prevención de la contaminación lumínica y el ahorro energético con las necesidades derivadas de los citados acontecimientos.

3.       Deben regularse por reglamento los criterios generales de régimen de usos estacional y horario de las instalaciones de alumbrado exterior, en que se recojan las especificidades a las que hacen referencia los apartados anteriores de este artículo y en que se fijen los condicionantes aplicables a la iluminación en horario nocturno de los monumentos o en el caso de otros supuestos de interés cultural, histórico y turístico especial.

 

CAPÍTULO III

Actuaciones de las administraciones públicas

 

Artículo 9

Obligaciones de las administraciones públicas

Las administraciones públicas, en el ámbito de sus respectivas competencias, han de velar para que:

a)      Se utilicen las instalaciones de alumbrado que distribuyen la luz de la manera más efectiva y eficiente, utilizando una cuantía mínima de luz que satisfaga los criterios de iluminación.

b)      Se utilicen luminarias cerradas y/o apantalladas de cuerdo con lo que establecen los artículos 5 y 6 de esta ley.

c)       Se instalen aparatos de alumbrado exterior que cuenten, preferentemente, con un distintivo  que acredite su calidad para evitar la contaminación lumínica y ahorrar energía.

d)      Se utilicen instalaciones de alumbrado cuyos componentes se ajusten adecuadamente a las características de los usos y de la zona iluminada y que emitan preferentemente en la zona del espectro visible de longitud de onda larga.

e)      Se conecten las instalaciones de alumbrado sólo cuando sea necesario, mediante temporizadores automáticos, si es necesario.

f)         Se mantengan apagadas, en horario nocturno, las instalaciones de alumbrado que no sean necesarias.

g)      Se controle mediante el mantenimiento adecuado la permanencia de las características del sistema de iluminación.

 

Artículo 10

Régimen de intervención de la Administración ambiental

En los proyectos técnicos que acompañen la solicitud de autorización ambiental, de licencia ambiental o, en su caso, la comunicación de la actividad, de acuerdo con  lo que establece la Ley 3/1998, de 27 de febrero, de la intervención integral de la Administración ambiental, se ha de hacer constar, si es necesario, las características de las instalaciones de alumbrado exterior, que se han de ajustar a lo que dispone esta ley y la normativa que la desarrolle.

 

Artículo 11

Criterios en la contratación administrativa

1.       Las administraciones públicas han de incluir, en sus pliegos de cláusulas administrativas de obras, servicios y suministros, los requerimientos necesarios para que los aparatos y dispositivos de alumbrado exterior se ajusten a los criterios de prevención y de corrección de la contaminación lumínica establecidos en esta ley y la normativa que la desarrolle.

2.       Los aparatos y dispositivos de alumbrado exterior que cuenten con un distintivo homologado que justifique que las características de aquellos permiten prevenir la contaminación lumínica, acrediten los requerimientos a los que hace referencia el apartado anterior a los efectos de la contratación administrativa.

 

Articulo 12

Construcciones financiadas con fondos públicos 

El financiamiento público de construcciones, instalaciones y viviendas ha de incluir entre sus condicionantes que el alumbrado exterior, si se prevé disponer, se ajuste a los criterios de prevención de la contaminación lumínica, de acuerdo con lo que se dispone en esta ley.

 

CAPÍTULO IV

Régimen económico

 

Artículo 13

Fondo económico

1.       Se crea el fondo para la protección del medio contra la contaminación lumínica.

2.       El fondo se nutre de los recursos siguientes:

a)      El importe de los ingresos provenientes de las sanciones impuestas por la Administración de la Generalidad en aplicación de esta ley.

b)      Las aportaciones y ayudas otorgadas por particulares, empresas e instituciones publicas o privadas y administraciones públicas.

3.       La recaudación se afecta a la concesión de ayudas, subvenciones y, en general, a la realización de gastos destinados a la implantación de las medidas reguladas en esta ley y a la normativa que la despliegue.

 

Artículo 14

Régimen  de ayudas

1.       Se pueden establecer líneas de ayudas específicas para promover la adaptación de los alumbrados exteriores a las prescripciones de esta ley.

2.       Ha de ser criterio preferente de otorgamiento en las líneas de ayudas el hecho que la adaptación de los alumbrados exteriores afecte una zona E1 o un punto de referencia.

3.       Las solicitudes que, de acuerdo con lo que regulan los apartados anteriores de este artículo, se formulen para adaptar los alumbrados exteriores, han de presentarse acompañadas del proyecto técnico de la instalación y de su presupuesto.

 

CAPÍTULO V

Régimen sancionador, de inspección y control

 

Artículo 15

Infracciones sancionables

1.       Constituyen infracciones administrativas las acciones y las omisiones que contravienen las obligaciones que establece esta ley.

2.       Las infracciones se clasifican en muy graves, graves y leves, de conformidad con la tipificación que establece el artículo 16.

 

Artículo 16

Tipificación

1.       Son infracciones leves las acciones o las omisiones siguientes:

a)      La vulneración del régimen horario de uso del alumbrado establecido en un tiempo de hasta dos horas.

b)      La vulneración del flujo de hemisferio superior instalado autorizado en un porcentaje de hasta el 20%.

c)       Incurrir en cualquier otra acción u omisión que infrinja las determinaciones de esta ley y de la reglamentación que la despliegue y que no sea calificada de infracción muy grave o grave.

2. Son infracciones graves las acciones o las omisiones siguientes:

a)      La vulneración del régimen horario de uso del alumbrado establecido a partir de más de dos horas.

b)      La vulneración del flujo de hemisferio superior instalado autorizado a partir de un porcentaje superior al 20%.

c)       La instalación de aparatos y dispositivos de alumbrado exterior que no cumplan los requisitos establecidos por esta ley y la normativa que la desarrolle.

d)      Llevar a cabo una modificación del alumbrado exterior que afecte a la intensidad, espectro o flujo de hemisferio superior instalado sin adaptarse a las prescripciones de esta ley y a la normativa que la desarrolle.

e)      La comisión en una zona calificada como E1 o en un punto de referencia de una infracción tipificada en el apartado 1 de este artículo.

f)         La obstrucción de la actividad de control o de inspección de la Administración.

g)      La reincidencia en infracciones leves.

3         Son infracciones muy graves las acciones o las omisiones siguientes:

a)      La comisión de una infracción tipificada en el apartado 2 de este artículo que cause un perjuicio grave al medio.

b)      La comisión en una zona calificada como E1 o en un punto de referencia de una infracción tipificada en el apartado 2 de este artículo.

c)       La reincidencia en infracciones graves.

 

Artículo 17

Responsabilidad

Son responsables de las infracciones las personas físicas y jurídicas que han participado en la comisión del hecho infractor.

 

Artículo 18

Procedimiento

La imposición de las sanciones establecidas por esta ley se rige por la normativa vigente en materia de procedimiento sancionador.

 

Artículo 19

Cuantía de las sanciones

1.       Las infracciones leves son sancionadas con multas de 25.000 pesetas (150,253 euros) a 100.000 pesetas (601,012 euros).

2.       Las infracciones graves son sancionadas con multas de 100.001 pesetas (601, 018 euros) a 500.000 pesetas (3005,060).

3.       Las infracciones muy graves son sancionadas con multas de 500.001 pesetas (3005,067 euros) a 5.000.000 de pesetas (30050,605 euros).

 

Artículo 20

Graduación de las sanciones

Las sanciones correspondientes a cada clase de infracción se gradúan teniendo en cuenta los criterios siguientes:

a)      La intencionalidad de la persona infractora.

b)      el grado de participación en el hecho por título diferente al de autor.

c)       La capacidad económica de la persona infractora.

 

Artículo 21

Medidas cautelares

1.       Una vez se ha detectado la existencia de una actuación contraria a las determinaciones de esta ley, la Administración competente, previa audiencia del interesado, ha de requerirlo para que la corrija y fijar un plazo a tal efecto.

2.       En el caso de que el requerimiento sea desatendido, la Administración competente, previa audiencia del interesado, puede llevar a cabo las actuaciones necesarias para desconectarlo y/o, si es necesario, precintar la instalación de alumbrado exterior.

3.       Las medidas previstas en los apartados anteriores de este artículo pueden adoptarse simultáneamente a la incoación del procedimiento sancionador o en cualquier momento de su curso.

 

Artículo 22

Multas coercitivas y reparación de los daños

1.       Se pueden imponer multas coercitivas con una cuantía máxima de 100.000 pesetas (601, 012 euros) y con un máximo de tres consecutivas, para la ejecución de las obligaciones derivadas de los requerimientos o en ejecución de resoluciones sancionadoras.

2.       Cuando se haya producido un daño a la biodiversidad del medio, el responsable del mismo está obligado a repararlo, en caso de que sea posible.

 

Artículo 23

Potestad sancionadora y órganos competentes

1.       La potestad sancionadora para las infracciones tipificadas en esta ley corresponde a la Administración de la Generalidad y a los entes locales.

2.       Los órganos competentes para imponer las sanciones se determinan por reglamento.

 

Artículo 24

Potestad de inspección y control

1.       Los ayuntamientos y el Departamento de Medio Ambiente tienen la potestad de inspección y control de las instalaciones y aparatos que puedan ser fuentes potenciales de contaminación lumínica. Esta potestad es ejercida por el personal acreditado al servicio de la respectiva Administración que tendrá la condición de autoridad.

2.       Los hechos constatados en el acta de inspección levantada por el personal acreditado tienen valor probatorio, sin perjuicio de las pruebas que puedan aportar los interesados.

3.       Las entidades o personas inspeccionadas está obligadas a dar la máxima facilidad para el desarrollo de los trabajos de inspección y control.

 

Disposiciones adicionales

Primera 

Los alumbrados exteriores existentes a la entrada en vigor de esta ley pueden continuar con su actual condición, en los términos que establece la disposición transitoria, pero han de ajustarse al régimen de usos horarios que se determina en esta ley y en la normativa que la despliega. 

Segunda 

Cualquier modificación substancial de los alumbrados exteriores que afecte la intensidad, espectro o flujo de hemisferio superior instalado que se lleve a término con posterioridad a la entrada en vigor de esta ley, ha de ajustarse a sus prescripciones y a las de la normativa que la despliegue. 

Tercera 

Las actuaciones de inspección y de control de las instalaciones de alumbrado exterior, por lo que respecta a los aspectos regulados en esta ley, pueden llevarse a cabo por entidades colaboradoras debidamente acreditadas, que cuenten con los medios personales y materiales necesarios para el ejercicio de sus funciones. 

Cuarta 

Los ayuntamientos pueden delegar en sus consejos comarcales la zonificación de su término municipal prevista en el artículo 5 de esta ley, en los términos que establece la normativa sobre régimen local. 

Quinta 

Las modificaciones en la iluminación natural causadas por la actividad humana que puedan derivar en formas de contaminación lumínica han de ser tenidas en cuenta, cuando sea necesario, en el desarrollo reglamentario de la ley, de acuerdo con los requerimientos y los principios que ésta establece. 

Disposición transitoria 

Las instalaciones de alumbrado exterior existentes se han de adaptar a las prescripciones de esta ley y de la normativa que la despliegan en los plazos que se fijen reglamentariamente, que se determinarán atendiendo, entre otros, los criterios siguientes: 

·        Tipos de usos de alumbrado.

·        Clasificación de la zona en que se ubique el alumbrado.

·        Perjuicios para el medio y/o los ciudadanos.

·        Magnitud de las reformas que se hayan de llevar a cabo.

·        Costes económicos previsibles. 

 El plazo máximo de adaptación no puede ultrapasar los ocho años, contadores a  partir de la entrada en vigor del Reglamento que desarrolle esta ley.

 

Disposiciones finales 

Primera 

El departamento de Medio Ambiente debe promover campañas de difusión y concienciación ciudadana en relación con la problemática que comporta la contaminación lumínica. 

Segunda 

En el marco del principio de colaboración se han de promover convenios de colaboración entre la Administración de la Generalidad de Cataluña, la Administración local y también, si es necesario, la Administración general del Estado, para el impulso e implantación de las medidas que regula esta Ley. 

Tercera 

1.       En el plazo de tres meses desde la entrada en vigor de esta ley, se debe regular y constituir una comisión para la prevención y corrección de la contaminación lumínica, con la participación de los diversos intereses implicados, para impulsar y promover la aplicación de las disposiciones de esta ley y ejercer todas aquellas otras funciones que se le atribuyan.  

2.       El despliegue reglamentario de esta ley se efectuará en el plazo de un año a partir de la constitución de la comisión citada en el parágrafo anterior.  

 

Cuarta 

Se faculta al Gobierno de la Generalidad para que mediante un decreto pueda actualizar las multas fijada por esta ley, de cuerdo con la variación que experimente el índice de precios al consumo. 

Quinta 

Se habilita al Gobierno de la Generalidad para el desarrollo y aplicación de lo que dispone esta ley y al consejero de Medio Ambiente para la regulación de la regulación de la Comisión para la prevención y corrección de la contaminación lumínica. 

Sexta 

Esta ley entra en vigor a los tres meses de su publicación.

GM/Lleis Qualitat/Lumínica/Text Llei/g-Versió 20.09.2000

 
     
anterior_red.gif (1701 bytes) mapa_red.gif (1789 bytes) inicio_red.gif (1659 bytes)
trans.gif (43 bytes)

 trans.gif (43 bytes)Grup d'Estudis Astronòmics    

trans.gif (43 bytes)
blank.gif (49 bytes)