gea_min.gif (185 bytes)
CONTROL REMOTO DEL ENFOQUE DEL TELESCOPIO
Automatiza tu portaocular

 
 


Los avances tecnológicos están incidiendo drásticamente en el quehacer de los astrónomos aficionados. Actualmente disponemos de telescopios totalmente automatizados, o casi, lo que implica una forma de actuar muy distinta a la que se realizaba hasta ahora. Efectivamente, ahora ya no es necesario estar a pie de telescopio durante todas las horas de observación, ya que gran parte de las tareas de control del telescopio, las realizan los ordenadores. La consecuencia inmediata a esta nueva circunstancia, es que el observador se instala en un cuarto aparte, más o menos alejado del telescopio, y al margen de los inconvenientes que las proximidades del telescopio imponen, como por ejemplo no puedes hacer otras cosas, pasas frío en invierno, falta del luz, falta de espacio para moverte etc., etc.

enfocador1.jpg (10436 bytes)     enfocador2.jpg (10662 bytes)


Uno de los numerosos temas que han de controlarse es el enfoque de la imagen del telescopio. Hasta ahora, se hacía manualmente actuando directamente sobre la rueda moleteada que llevan todos los portaoculares. Actualmente, esta tarea, puede realizarse automáticamente a través del ordenador con el programa de adquisición de imágenes o bien, manualmente, pero a distancia, desde la sala de control. En ambos casos es necesario adaptar el portaocular a fin de dotarle un motor que realice el giro de la rueda moleteada en ambos sentidos. En las fotografias se muestra el dispositivo que he instalado en mi telescopio, y que ha resultado ser de una precisión extraordinaria y muy sencillo de hacer.

enfocador3.jpg (7145 bytes)

En mi caso, el portaocular es de tipo helicoidal, es decir, he de girar el cuerpo del portaocular para desplazar el ocular hacia afuera o hacia adentro según sea necesario. En consecuencia, he comprado una rueda dentada de aluminio cuyo diámetro es unos 18 mm mayor que el de la rueda moleteada sobre la que se actua a mano. Un tornero me ha vaciado el centro de esa rueda dejando un agujero central exactamente una décima de milímetro mayor que el de la rueda moleteada. medida por mi mismo con un calibre. Un tornillo prisionero embutido en la rueda dentada (no se ve en las fotografias) fija esta rueda a la rueda moleteada del portaocular, de tal manera que ahora se puede enfocar girando la rueda dentada.

Para mover la rueda dentada, he utilizado un motor-reductor de declinación (gira en ambos sentidos) de 2 r.p.m. que tenia disponible. A este motor le he aplicado un piñón dentado del mismo paso que la rueda dentada y que reducen 1/4 la velocidad de ésta. El resultado es un giro de la rueda (o del portaocular) de 1/2 r.p.m. lo que da una precisión en el ajuste del enfoque realmente extraordinaria. La transmisión del movimiento se realiza mediante una corea dentada de 10 mm de anchura tal como se ve en las fotografias. El soporte del motor-reductor es un simple trozo de tubo cuadrado de acero de 40x60 mm. Por una cara está atornillado el motor y por la cara opuesta está atornillado directamente al tubo del telescopio. Los taladros del soporte por la cara que se atornilla al tubo del telescopio, es mejor hacerlos alargados a fin de poder ajustar el tensado de la correa. Como el motor es de 220 V no se requiere ningún montaje eléctrico especial. Se alimenta directamente de red a través de dos pulsadores, uno para cada sentido de giro.

J. Vidal