trans.gif (43 bytes)espai12.gif (814 bytes)

gea_petit.gif (941 bytes)

trans.gif (43 bytes)espai12.gif (814 bytes) trans.gif (43 bytes)CONSEJOS GENERALES
trans.gif (43 bytes)
trans.gif (43 bytes)
blank.gif (49 bytes)
blank.gif (49 bytes) grog1.gif (890 bytes) grog3.gif (888 bytes) blank.gif (49 bytes)

En los minutos inmediatamente anteriores y durante un tránsito, debe controlarse la marcha del detalle observando alternativamente con ambos ojos. Por ejemplo, si se está  acostumbrado a observar con el ojo derecho y con él se va a estimar el tránsito, debe vigilarse periódicamente el detalle con el ojo izquierdo. Actuando de esta forma nunca se "llegará  tarde" al tránsito, es decir, no pillará  desprevenido pensando que todavía faltaban algunos minutos.

Mejora mucho la precisión de los tránsitos el que las bandas de Júpiter se hallen dispuestas horizontalmente con respecto al ojo del observador.

No variar mucho de aumento durante la observación. Los mejores resultados se obtienen con un aumento elevado, pero no el máximo: 300 a 350x para un telescopio de 20 cm.

Acomodarse a un sólo telescopio, procurando no variar de instrumento. Hemos comprobado que un buen observador, habituado a realizar precisas estimaciones con su telescopio, puede incurrir en notables errores cuando se le pone ante otro aparato, aunque sea de igual abertura al suyo y utilice similares aumentos. Esto significa que influyen el ambiente y las condiciones en que se observa.

Representar bien las bandas en latitud. Los errores de situación en latitud no sólo se traducen también en errores en longitud, sino que además dificultan situar en su lugar preciso los detalles alejados del MC. Antes de iniciar un dibujo es conveniente dedicar unos minutos para situar las bandas en la plantilla de dibujo.

Las bandas de Júpiter suelen ser delgadas y bastantes suaves. Un dibujo con gruesas bandas y detalles exagerados en su forma e intensidad, es sinónimo de mal emplazamiento de los detalles.

Observar en una postura cómoda, a poder ser con telescopio provisto de montura ecuatorial y movimiento automático. Una postura incómoda, equilibrios para mantener el ojo ante el ocular, vibraciones continuas, mala iluminación de la plantilla de dibujo, etc., se traduce siempre en pobres dibujos y pésimos tránsitos.

Siempre que sea posible, procurar comparar los dibujos de la noche anterior con los obtenidos por un observador experimentado. Por el contrario, si se observa simultáneamente, no es aconsejable realizar comparaciones, ya que podría inducir a dibujar lo que realmente no se ve o no existe.

Dado que en los tránsitos es de suma importancia la hora, el observador controlara periódicamente la marcha de su reloj o cronómetro con las señales horarias que se emiten por la radio.

Con estas indicaciones y con otras que el propio observador descubrirá  en la práctica, no sólo se obtendrán buenos tránsitos, sino que resultará  relativamente fácil situar, en el lugar preciso de la plantilla de dibujo, los detalles alejados del Meridiano Central.

Es importante que el observador que se inicia en planetaria adquiera unos hábitos y una disciplina de trabajo adecuados, evitando toda tendencia viciosa, muy difícil de erradicar luego.  


grog2.gif (888 bytes) grog4.gif (888 bytes)
blank.gif (49 bytes)
trans.gif (43 bytes)

 trans.gif (43 bytes)Grup d'Estudis Astronòmics      

trans.gif (43 bytes)
blank.gif (49 bytes)