La Great White Spot (GWS) de 1990   

 

El 24 de septiembre de 1994 Stuart Wilber, un astrónomo aficionado americano, alertaba al mundo de que la esperada erupción en Saturno había empezado a desarrollarse en el ecuador del planeta. Su evolución dio lugar a una enorme y compleja perturbación planetaria que se extendió a lo largo de la región ecuatorial hasta circundarla en el plazo de un mes. Era esperada porque en el pasado, aproximadamente una vez cada año saturniano (cerca de 30 años terrestres), habían aparecido perturbaciones similares. Un año antes el Dr. Sánchez Lavega (1989), al constatar la regularidad de estos fenómenos, había postulado la hipótesis de que su origen era debido a un cambio atmosférico estacional, probablemente al calor solar, lo cual quedó confirmado tras el estallido de actividad de 1990. Estas enormes tormentas se las conoce actualmente con las siglas GWS (Great White Spots), término introducido por el propio Sánchez Lavega. 

 

La GWS de 1990 el 2 de octubre desde el Observatorio de Pic du Midi. La letras indican el filtro utilizado en cada toma: I = infrarrojo, B = azul, V = visual (verde) y R = rojo. Cuando apareció, a fines de septiembre y durante unas semanas, sobresalió por su intenso color blanco, detectable con el más pequeño de los telescopios capaz de mostrar el disco de Saturno.

 

Anteriormente estas perturbaciones había tenido lugar en 1877 en la latitud 5°N, 1903 en los 36N, 1933 en 5°N y 1960 en 58°N. La erupción de 1990 fue en los 12°N. Se observa pues, una aparente alternancia entre las latitudes bajas y altas en cuanto al punto de erupción. De ser así, puede especularse sobre si la próxima GWS aparecerá hacia el año 2018-2020 en latitudes templadas. En cualquier caso, siempre tienen lugar hacia el solsticio de verano del hemisferio Norte del planeta, lo cual parece indicar que su génesis está directamente relacionada con la intensidad de la radiación solar y la acumulación de calor en la alta atmósfera de Saturno.

 

Impresionante imagen del Pic du Midi el 5 de noviembre mostrando la extensión de la tormenta y su enorme complejidad.

 


Bibliografía: 

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez-Lavega, E. Battaner, The nature of Saturn's atmospheric Great White Spots, Astronomy and Astrophysics 185, 315-326 (1987).

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez Lavega, Sky & Telescope 78, 141-142 (1989).

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez-Lavega, F. Colas, J.Lecacheux, P. Laques, I. Miyazaki, D. Parker, The Great White Spot and disturbances in Saturn's equatorial atmosphere during 1990, NATURE 353, (1991).

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez-Lavega, J. Lecacheux, F. Colas, P. Laques, Temporal Behavoir of Cloud Morphologies and Motions in Saturn's Atmosphere, Journal of Geophysical Research 98, 18,857-18,872 (1993).

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez-Lavega, J. Lecacheux, F. Colas, P. Laques, Photometry of Saturn's 1990 Equatorial Disturbance, Icarus 108, 158-168 (1994).

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez-Lavega, Saturn's Great White Spots, CHAOS 4, 341-353 (1994).
 


mplanetas.gif (2507 bytes) inweb.gif (2121 bytes) mapweb.gif (2256 bytes)