Las erupciones de la NTBs

 
Una región de alto interés en Júpiter es la NTB. Ello es así por dos características muy concretas. La una es porque en su borde sur se halla situado el "gran jet" de Júpiter, una estrecha franja donde los vientos alcanzan una velocidad de hasta 180 m/s respecto al Sistema III, es decir, mucho más rápidos incluso que en la Zona Ecuatorial. La otra circunstancia es porque la NTB también sufre erupciones similares a las de la SEB.

A grandes rasgos, una erupción de la NTBs empieza con la aparición de una mancha blanca en los 24°N, seguida a los pocos días por un rosario de manchitas oscuras, todas ellas marchando a velocidades entre 100 y casi 180 m/s respecto al Sistema III, esto es, con derivas diarias alrededor de -1,8 a -2,5 grados ¡respecto al Sistema 1! Esto ocasiona que en un corto lapso de tiempo circunvalen todo el planeta y regeneren la banda. En ocasiones, como en 1939 y 1975 pueden existir dos focos distintos de erupción. La forma en que acontecen y se desarrollan estas erupciones ha sido profusamente descrito por Peek (1958), Reese y Smith (1966), Gómez (1978), Sánchez Lavega y Quesada (1988). Sánchez Lavega et al. (1991), Rogers (1995), entre otros.  
 

 

Fases iniciales de la erupción de la NTBs de 1990. A la izquierda, el 15 de Febrero (fecha del descubrimiento), puede apreciarse el material oscuro que surge tras la mancha blanca inicial de la erupción. A la derecha, el 9 de Marzo, el material oscuro que sigue a la mancha brillante blanca va regenerando la NTBs. Fotografías son de Isao Miyazaki con un telescopio de 40 cm. La erupción fue descubierta por el propio Miyazaki el 10 de Febrero, cuando únicamente existía la mancha blanca. Nótese como estos detalles, situados en los 24°N se hallan bastante desplazados hacia el sur, dentro de la NTrZ, característica propia de estas erupciones.  
 

Históricamente, se registraron erupciones de la NTBs en 1880, 1891, 1929, 1939, 1964, 1975 y 1990. También fueron detectadas algunas manchas oscuras y blancas poseyendo una alta velocidad, aunque no una auténtica erupción, en 1926, 1970 y 1992-1999. Es de destacar que la actividad de 1939 perduró hasta 1943. También es posible que hubiera habido manchas con derivas muy altas entre 1915 y 1917, 1980 y 1985, aunque no fue posible determinar su velocidad.

Dado lo raro del fenómeno es interesante detectarlo desde sus inicios. Los aficionados provistos de cámaras CCD pueden hacer un gran servicio comunicando inmediatamente cualquier indicio de nueva actividad. La vigilancia debe realizarse principalmente cuando la NTB es muy débil o está ausente. Para no confundirse y evitar falsas alarmas, hay que indicar que este fenómeno tiene lugar exclusivamente en la latitud planetográfica de 24°N. Cualquier otro detalle que se observe a menos de 22 grados o a más de 26 grados, se puede estar seguro que no corresponde a la actividad de la NTBs y por lo tanto su interés es muy reducido o nulo para los estudiosos de estas erupciones. La latitud puede determinarse mediante un programa informático, como por ejemplo LAIA, llevando a cabo ajuste muy preciso de la elipse del planeta con precisión de un pixel.
 

Fase de desarrollo de la perturbación de la NTBs de 1975. Fotografía, obtenida por Ch. Boyer el 2 de Octubre con el telescopio de 1m de Pic du Midi. Dado que existían dos focos, la zona perturbada se extendió rápidamente y el 3 de Octubre ya afectaba a toda la banda. La erupción fue descubierta fotográficamente el 15 de Septiembre de 1975 de forma independiente por E.J. Reese desde el New Mexico State University Observatory, y por J.M. Gómez y Ll. Tomàs desde el Observatorio del Teide (IAC).

 

Bibliografía

puntet.gif (63 bytes)J.M. Gómez Forrellad, La extraordinaria actividad de la Banda Templada Norte de Júpiter en 1975-76, Monografía nº 4 de la AAS, 1978.

puntet.gif (63 bytes)B.M. Peek, The Planet Jupiter, Faber and Faber, London, 1958.

puntet.gif (63 bytes)E.J. Reese, B.A. Smith, A rapidly Moving Spot on Jupiter's North Temperate Belt, Icarus 5, 248-257 (1966).

puntet.gif (63 bytes)E.J. Reese, Jupiter: Its Red Spot and other features in 1969-70, Icarus 14, 343-354 (1971).

puntet.gif (63 bytes)J.H. Rogers, The Giant Planet Jupiter, Cambridge Univerty Press, 1995.

puntet.gif (63 bytes)A. Sanchez-Lavega, J.A. Quesada, Ground-Based Imaging of Jovian Cloud Morphologies and Motions, Icarus 76, 533-557 (1988).

puntet.gif (63 bytes)A. Sanchez-Lavega, I. Miyazaki, D. Parker, P. Laques, J. Lecacheux, A Disturbance in Jupiter's High-Speed North Temperate Jet during 1990, Icarus 94, 92-97 (1991).

puntet.gif (63 bytes)E. García-Melendo, A. Sánchez-Lavega, J.M. Gómez, J. Lecacheux, F. Colas, D. Parker, I. Miyazaki, Study of a new form of activity within the Jovian North temperate eastward jet, Bulletin of the American Astronomical Society, 26, nº 3, 1994.  

puntet.gif (63 bytes)A. Sánchez-Lavega, J.F. Rojas, E. García-Melendo, R. Hueso, J.R. Acarreta, J.M. Trigo, R. Morales, J.M. Gómez, Recientes estudios de vórtices en las atmósferas de los planetas gigantes: I. Júpiter, XXVII Reunión Bienal de la Real Sociedad Española de Física, 1999.

puntet.gif (63 bytes)E. García-Melendo, A. Sanchez-Lavega, J.M. Gómez, J. Lecacheux, F. Colas, I. Miyazaki, F. Parker, Long-Lived Vortices and Profile Changes in the 23.7N High-Speed Jovian Jet,  BAAS, Vol. 31, No. 4  (1999).

puntet.gif (63 bytes)E. García-Melendo, A. Sánchez-Lavega, J.M. Gómez, J. Lecacheux, F. Colas, I. Miyazaki, D. Parker, Long-Lived Vortices and Profile Changes in the 23.7°N High-Speed Jovian Jet, Icarus 146, 514 (2000).

 


mplanetas.gif (2507 bytes) inweb.gif (2121 bytes) mapweb.gif (2256 bytes)