¿Quieres colaborar en el programa planetario?

esquer_verd.gif (867 bytes)           

dret_verd.gif (865 bytes)

 

PROCESADO DE LAS IMÁGENES

El procesado de las imágenes debe ser relativamente suave, lo suficiente para mostrar perfectamente los contornos de los detalles y los suaves tonos medios, pero no más. Un procesado excesivo lo único que hace es destacar el ruido y reforzar los efectos de la turbulencia, apareciendo múltiples artífices de tratamiento que nada tienen que ver con la imagen real. Tampoco es preciso contrastar excesivamente los detalles. Las imágenes que mostramos se hallan en el límite de lo permitido e incluso alguna de ellas posiblemente haya sido tratada excesivamente.

Hay que tener presente que cuando se trabaja con imágenes hay que dejar completamente de lado las apreciaciones subjetivas que pueden darse en el dibujo. Un detalle, cualquier rasgo planetario, una vez procesada la imagen de forma "normal", se ve o no se ve, pero no debe forzarse el tratamiento porque "parezca" que salga alguna cosa en la posición en que se supone debería verse. Lo único que se consigue es destacar "grumos" de turbulencia y reforzar interferencias eléctricas de fondo que en ocasiones están presentes producidas por la electrónica de la cámara, por el ordenador, por los motores del telescopio o por no tener conectada toda la electrónica a una buena toma de tierra que los evite.

Una imagen debe tener un buen pretratamiento, con flats, darks y bias (dark con tiempo de exposición 0 si la cámara no permite obtenerlos directamente). Esta es la base que asegura luego un buen procesado, pues elimina en gran manera los defectos de la cámara citados más arriba. Es ni más ni menos el "truco" de Parker y Miyazaki, los mejores "imagineros" planetarios del mundo. Desprovistas las imágenes de ruido, aparecen todos los contrastes finos que de otro modo se perderían y, cuando la turbulencia atmosférica es baja, se puede llegar prácticamente al poder resolutivo del telescopio. Sin un pretratamiento adecuado, es casi imposible sacar ninguna mancha en Saturno, pues generalmente, salvo en el caso de la GWS, poseen el mismo contraste que estas imperfecciones.

Deben obtenerse varios bias, darks y flats y promediarlos, de forma que desaparezcan todos los defectos aleatorios y únicamente aparezca aquello que es constante. Si los darks, los bias y los flats no presentan ruido, disminuirá apreciablemente el ruido de la imagen en el pretratamiento. Los flats deben exponerse hasta llenar sobre un 80% del histograma. Las imágenes también mejoran mucho si hay una serie de calidad similar obtenida en el intervalo de un minuto, que permitan ser sumadas entre si sin que afecte todavía la rápida rotación del planeta.

El programa informático que se utiliza en el GEA para el pretratamiento, el tratamiento y para el análisis de las imágenes es el LAIA, al que nos referiremos a partir de ahora.

Una vez realizado el pretratamiento, lo que toca hacer es el tratamiento para obtener todos los detalles que muestran las imágenes. Con LAIA se irá al menú Tratar, y se escogerá Filtros realce contornos y de entre ellos el Media. Nos aparecerá un cuadro de diálogo que nos pedirá diversos valores:
 
 

 Factor Imagen Original (0..20): 

Factor Imagen Filtrada (-20..0): 

Tamaño filtro Media (1..50): 

 

Si el diámetro de la imagen está comprendido entre 140 y 250 pixeles, para  el caso de Júpiter, suele ser sufiente para tratar una imagen con poner el valor 9 a la primera cuestión, -8 a la segunda y 8 a la tercera. Con esto aparecerán todos los detalles que posee la imagen y cualquiera otra operación posterior simplemente será a efectos de estética y de presentación más agradable del resultado, sin ninguna ganancia apreciable en la resolución.

Por ejemplo, es posible que haga falta expandir o comprimir el histograma. También, para disminuir el contraste y aparezcan los suaves tonos grises, se recurrirá a la función exponencial y pondrá un valor próximo a 0,7. Existen luego una serie de pequeños trucos en el tratamiento de forma que, aún conservando toda la resolución, las imágenes finales tengan un aspecto más fotográfico y no tan digital. Sin embargo, como lo que interesan son datos científicos y no resultados artísticos, se puede prescindir perfectamente de ellos, los cuales por otra parte, no dejan de ser peligrosos en manos inexpertas.

Para el caso de Saturno, es mucho más delicado, pues como ya se ha comentado, el valor real de los grises de los detalles es muy parecido al del ruido de la cámara. Es cuestión de ir tanteando los valores, poniendo por ejemplo 5, -4, 5, aunque los mejores tratamientos se consiguen mediante la opción Laplaciana General, también tanteando valores, según como sean las imágenes: tamaño, ruido, llenado del histograma, etc.