trans.gif (43 bytes)espai12.gif (814 bytes)

gea_petit.gif (941 bytes)

trans.gif (43 bytes)espai12.gif (814 bytes) trans.gif (43 bytes)TRÁNSITOS POR EL MERIDIANO CENTRAL
trans.gif (43 bytes)
trans.gif (43 bytes)
blank.gif (49 bytes)
blank.gif (49 bytes) grog1.gif (890 bytes) grog3.gif (888 bytes) blank.gif (49 bytes)
 

Si queremos obtener información precisa de los detalles atmosféricos de Júpiter que sirvan luego para estudiar sus evoluciones y calcular periodos de rotación, es preciso anotar cuidadosamente la hora en que cada detalle destacado cruza el Meridiano Central del planeta. El método es muy simple y no requiere ningún tipo de accesorio, si bien se precisa cierta práctica en el caso de querer alcanzar una gran precisión.

Se opera del siguiente modo: cuando un detalle importante (bordes de la Mancha Roja o de las WOS, centro de los festones de la NEB, etc.) va a cruzar el Meridiano Central, el observador deber  estar presto aguardando los momentos en que la turbulencia atmosférica sea menor, es decir, cuando pueda apreciar con nitidez los limbos del planeta, procurando no dejarse engañar por el oscurecimiento del terminador (inexistente durante la oposición, pero notable en las cuadraturas). En esas condiciones, debe estimarse la hora en que el detalle equidista lo mismo de ambos bordes de Júpiter, evitando intentar imaginarse mental mente la línea del meridiano que parte el disco, toda vez que la desigual iluminación de los limbos suele inducir a error.

Dada la rápida rotación de Júpiter, un detalle parece hallarse en el Meridiano Central únicamente durante unos dos ó 3 minutos. En el caso de anotar la hora una sola vez, se obtendrá  la posición de este detalle con un error de hasta 2 grados, que no está  mal, pero que puede mejorarse con un pequeño esfuerzo adicional, consistente en tomar la hora varias veces durante este lapso de tiempo, según el siguiente criterio: anotar el tiempo justamente cuando la mancha vaya a tocar el meridiano, de nuevo en el momento en que lo toca por primera vez, un par de anotaciones más del tiempo mientras empieza a cruzar el meridiano, otra anotación justamente en el momento que va a dejar de tocarlo y, finalmente, en el instante preciso que ya abandona el meridiano (un observador experimentado incluso puede llegar a interpolar). Luego, se obtiene la hora media de todas estas estimaciones, pudiéndose llegar a determinar, de este modo, la posición en longitud de un detalle sobre el disco con una precisión mejor de un grado, es decir, del mismo orden que puede obtenerse midiendo excelentes negativos fotográficos.

Al principio la precisión obtenida no será muy grande, pero con la práctica ir  mejorando y una manera de adquirir experiencia en este menester, es acostumbrarse a realizar los tránsitos observando alternativamente con ambos ojos, ya que de este modo se reducen de forma considerable los errores de estimación.

Ciertamente un dibujo detallado de Júpiter es muy bonito y nos da una idea bastante clara de su aspecto en un momento dado, pero si no va acompañado de las horas del tránsito por el Meridiano Central de las principales formaciones, no aporta ningún dato útil que permita realizar un posterior estudio detallado. Por otra parte, la obtención de tránsitos únicamente demanda una disciplina concreta de observación, pero no requiere de un tiempo extra ya que, en lo que se tarda en realizar un dibujo del planeta, suelen atravesar el meridiano más de una decena de detalles de aspecto relevante, que por sus dimensiones lo más probable es que tengan una longevidad de varias semanas o meses y que, por tanto, a lo largo de una presentación pueden ser identificados repetidamente.

¿Qué detalles precisan que sea tomada su hora de paso por el meridiano? Sencillamente, los más notables de cada banda o zona que nos permitan determinar el período de rotación. Es decir, mientras que en la NEB puede bastar con los festones oscuros y los óvalos claros más destacados, en las bandas templadas, generalmente menos provistas de detalles, deberá  intentarse anotar los tránsitos de todas las formaciones que sean visibles con seguridad. Lógicamente, la máxima atención se dedicará  a los extremos de la Mancha Roja y a las WOS de la STB, así como a fenómenos relevantes o poco frecuentes.

Para una correcta identificación, se recomienda anotar sobre el mismo dibujo, la hora en que cada detalle ha pasado por el meridiano. Sin embargo, para detalles suficientemente conocidos, no es preciso siquiera adjuntar un dibujo, bastando una lista de las fechas y horas de su tránsito.
 

 ANOTACIÓN DE UN TRANSITO POR EL MC

Cuando se tomen tránsitos de detalles por el Meridiano Central, cada detalle debe ser especificado de un modo muy concreto, según la nomenclatura descrita anteriormente:

a).- Se indicará  si el detalle es oscuro "D" o claro "W".

b).- Debe especificarse si la medición se refiere al extremo precedente "P", centro "C" o extremo final "F" (puede especificarse en minúsculas: p, c, f).

c).- Indicar si el detalle es muy aparente (1), mediano en tamaño o en intensidad (2) o débil o pequeño (3).

d).- Nombre abreviado o siglas del detalle, de acuerdo con la nomenclatura dada más arriba.

e).- Indicación de la banda o zona en donde se halla. Si va precedida de S/ o N/, significa que se halla en el borde Sur o Norte, respectivamente.

f).- Hora del tránsito.

g).- Posición del detalle en longitud, indicando el Sistema al cual pertenece (en caso de duda, abstenerse).

h).- Indicación clara del día, mes y año.

Veamos unos ejemplos: en una fecha dada, a las 21h 25m UT observamos que el extremo precedente (p) de un oscuro (D) y muy intenso (1) festón (fest) en el borde Sur (N/) de la EZn está  cruzando el Meridiano Central. Según las indicaciones dadas, lo expresaremos del siguiente modo:

Dp  1  FEST  N/EZn  21:25  127°3  SI


grog2.gif (888 bytes) grog4.gif (888 bytes)
blank.gif (49 bytes)
trans.gif (43 bytes)

 trans.gif (43 bytes)Grup d'Estudis Astronòmics      

trans.gif (43 bytes)
blank.gif (49 bytes)