LA ESTRUCTURA INTERNA DE JÚPITER

En cuanto a la forma general de Júpiter, el planeta posee un alto grado de achatamiento polar debido a su rápida velocidad de rotación, ya que efectúa una revolución alrededor de su eje en a penas 10 horas.  

Aunque Júpiter presenta una composición muy similar a la del Sol y una gran masa, el planeta es aún demasiado pequeño para generar temperaturas suficientemente altas en su núcleo como para iniciar reacciones termonucleares, fuente de energía de las estrellas. Así Júpiter es muchas veces conocido como una estrella "fallida", y de hecho hubiera necesitado unas cien veces más masa para iniciar las reacciones de fusión nuclear en su centro. Se cree que inicialmente, durante el breve periodo de su formación, el planeta era mucho más brillante y estaba mucho más caliente de lo que está ahora. Poco después del proceso de acrección empezó a enfriarse. Júpiter emite alrededor del doble de energía que recibe del Sol. Dicha energía es seguramente parte de la energía residual liberada durante su formación. El núcleo del planeta se cree que puede estar todavía a unos 30.000ºC. Dicha temperatura desciende progresivamente hasta el techo de nubes visible donde la temperatura es de unos 120ºC bajo cero.

Se cree que el centro de Júpiter puede estar formado por un núcleo denso, tal vez rocoso, que comprende el 4% de la masa del planeta, según se desprende de estudios gravimétricos realizados por las sondas Pioneer y Voyager (1 en la figura). El núcleo a su vez se encuentra rodeado por una capa de hidrógeno metálico de unos 40.000 km de espesor (2). El hidrógeno metálico, aunque líquido a las temperaturas internas de Júpiter, se encuentra tan comprimido que se comporta como un metal y es por lo tanto conductor de la electricidad. Posiblemente los movimientos del hidrógeno metálico sean la fuente del intensísimo campo magnético que posee el planeta. El hidrógeno metálico se forma cuando las presiones del interior de Júpiter alcanzan las 3 millones de atmósferas. Rodeando dicha capa se encuentra un océano de hidrógeno molecular (3). En realidad la atmósfera gaseosa de Júpiter es un piel muy delgada de unos pocos cientos de kilómetros, y las nubes que observamos tal vez se encuentren confinadas en menos de 100 km.

 


mplanetas.gif (2507 bytes) inweb.gif (2121 bytes) mapweb.gif (2256 bytes)