Una puesta en ecuatorial rápida


Aunque el método tradicional, descrito par Comas Sola para la puesta en ecuatorial del Observatorio Fabra, seguramente es el más preciso, su aplicación requiere tanto tiempo que no es practicable en telescopios que basan su operatividad en la facilidad de transporte.
 

El siguiente método ocupa unos 15 minutos solamente, dependiendo del telescopio y solidez de la montura, y permite un centraje de no más de 5´ de error, desviación más que aceptable para realizar seguimientos fotográficos. El único requisito será disponer de un buscador de 50 mm. con retículo iluminado.
 

El centraje consta de dos partes diferenciadas.
 

1.- Determinación del Eje Polar.
2. Centraje del Polo.

Como preparación previa, de noche, apuntemos a ojo la montura a la Polar todo lo bien que este tanteo permita. Aunque esta operación no es clave, cuanto más centrado lo dejemos, menos pasos posteriores deberemos hacer después.
Movamos el tubo del telescopio hasta que centremos la Polar en el retículo iluminado del buscador. 

Giremos el eje de AR 180 grados, de forma que el de declinación quede horizontal otra vez, pero en posición simétrica a la original. Este va a ser el movimiento básico a repetir durante los ajustes de aproximación.

Si el eje óptico y mecánico no coinciden (que es lo más normal), la Polar se habrá desplazada del centro. Incluso es posible que haya salido del campo y tengamos que buscarla moviendo los tornillos del buscador hasta Ilevarla al campo del ocular otra vez. Si es así volver a empezar.
Si ha permanecido en el campo pero se desplaza del centro, hemos de trazar una línea imaginaria que una la Polar con el centro del retículo, y mediante los tornillos del buscadar, situarla en el punto medio de esta línea. De lo precisos que seamos dependerá las veces que tengamos que repetir este paso.
Moviendo la montura entera se sitúa la estrella en el centro del retículo y se gira luego el eje de AR 180 grados. Si todo ha ido bien, la Polar apenas se habrá movido del círculo. Repetir los dos últimos pasos hasta conseguir que la estrella Polar permanezca en el centro del retículo sea cual sea la posición del eje AR. En ese momento, los ejes óptico y mecánico coinciden exactamente.
Si la Polar señalara exactamente el polo celeste, el centrado estaría completado ya. Pero de la Polar al polo hay alrededor de 1º de distancia. Hay que desplazar el conjunto de la montura -¡sin tocar el tubo!- moviendo los tornillos de acimut y la regulación de latitud hasta situar la cruz del buscador sobre el polo, guiándonos con el mapa adecuado. Cuantas más estrellas se vean a través del buscador, pues, mejor.
Ahora ya estará perfectamente centrada la montura. Solo nos quedará volver a alinear el buscador con el tubo óptico principal.